eng

LEYENDA PANAM SPORTS: TEÓFILO STEVENSON LA GLORIA DEL DEPORTE CUBANO

Si a cualquier persona le preguntaran: ¿quién es el mejor deportista cubano de todos los tiempos?, de seguro, tomaría unos minutos en contestar. No es una interrogante fácil sabiendo que la Isla Grande del Caribe fue, es y será por siempre cuna de grandes atletas a nivel mundial.

Sin embargo, es un hecho, que las respuestas, luego de tan complicado análisis, la mayoría recalarían en un gran nombre que llenó de gloria la historia del deporte cubano. Nos referimos al gran Teófilo Stevenson.

Nacido el 29 de marzo de 1952 en poblado de Delicias, desde pequeño demostró su talento para los puños y motivado por sus padres decidió dedicarse al boxeo.

Fue en 1968 donde dio el salto a la categoría pesada cuando ganó medalla de oro en el Campeonato Nacional Juvenil de la Habana. De ahí, comenzó una carrera plagada de triunfos y éxitos defendiendo a su querida, Cuba, siempre a nivel amateur, pese a que fue tentado en reiteradas ocasiones con millones de dólares para dedicarse al profesionalismo.

Su primera participación en unos Juegos Panamericanos fue en Santiago de Cali en 1971 donde perdió en semifinales frente al estadounidense Duane Bobick, pero al año siguiente saltaría al estrellato al ganar la medalla de oro en los Juegos Olímpicos de Münich 1972.

Tras aquella medalla la popularidad de Stevenson creció inimaginablemente. En 1975 en los Juegos Panamericanos en México y ya convertido en invencible, se quedó fácilmente con la de medalla de oro. Cuatro años más tarde repetiría la hazaña en San Juan de Puerto Rico.

En cuanto a las citas olímpicas, en Montreal 1976, Teofilo Stevenson con sólo 24 años conquistaría su segundo título al derrotar al rumano Mircea Simon en el tercer asalto, luego de que tiraran la toalla desde la esquina de su rival.

Su consolidación definitiva en el boxeo mundial y la idolatría absoluta del pueblo cubano a su persona, llegaría en los Juegos Olímpicos de Moscú 1980, cuando en aquella cita además de ser el abanderado de su país, se transforma en el segundo boxeador de la historia en conquistar tres títulos olímpicos consecutivos en el ring.

Fue ante el ruso Pyotr Zaev, quien no mostró mayor contrapeso a Stevenson, y terminó derrotándolo por un claro 4-1.

En los Juegos Olímpicos de Los Ángeles 1984 todos daban por hecho que Teofilo ganaría su cuarto oro consecutivo, sin embargo, el púgil cubano, solidarizó con su país, y por las diferencias políticas entre Cuba y Estados Unidos, finalmente decidió no asistir a la cita de los anillos.

Si hablamos de títulos mundiales, conquistó uno tras otro las coronas de La Habana 1974, Belgrado 1978 y Reno 1986, los dos primeros en la categoría de más de 81 kilogramos y el tercero en más de 91.

Para muchos el más grande pugilista que ha visto el mundo aficionado en los rings, con un espectacular récord en 321 peleas de 301 victorias, muchas de ellas por KO, y sólo 20 derrotas, eso sí en ninguna de ellas terminó en la lona.

Un ídolo de ídolos que junto a otros grandes como Félix Savón, Javier Sotomayor y Mijaín López entre otros, engalanan la historia del deporte cubano.

Falleció en junio de 2012 a los 60 años, sin embargo, su nombre, sus logros y su legado en el boxeo y deporte cubano quedarán por siempre como un gran tesoro para las nuevas generaciones. Él es un verdadero Leyenda de Panam Sports.