eng

TOKIO – CALI – BEIJING NON STOP: LOS PRÓXIMOS GRANDES DESAFÍOS EN ESTA “NUEVA NORMALIDAD”

Las vacunas se están produciendo y repartiendo en todo el mundo, sin embargo el número de contagios y fallecidos no muestra una clara disminución. De hecho, muchos ya se preparan para la tercera ola de la pandemia o una nueva cepa del Covid -19. A pesar de esto, el “Planeta Deporte” necesita volver a la normalidad, a saber convivir con el virus y retomar todas las competencias postergadas el 2020.

La tarea no es para nada fácil. El Comité Olímpico Internacional, las Organizaciones Continentales, las Federaciones Internacionales y regionales, los Comités Olímpicos y por sobre todo los atletas, están conscientes en tremendo desafío que serán los próximos meses, pero existe un denominador común en ellos: todos quieren que las competencias vuelvan, que el público vuelva a vibrar con el deporte y que cada uno de los deportistas que por tanto tiempo se ha preparado, pueda cumplir con sus sueños y metas de representar de la mejor forma a su país.

Cuando muchos daban por cancelados los Juegos Olímpicos de Tokio por la segunda ola de la pandemia en el mundo, y varios eran los que rumoreaban que las autoridades anunciarían esta lamentable noticia, el Presidente Thomas Bach y autoridades del Comité Organizador, salieron a aclarar la situación y a confirmar en un 100% la realización de los Juegos, dando una señal de esperanza y una cuota de tranquilidad y seguridad a todos, que se está trabajando mucho y que se tomarán todas las medidas necesarias para resguardar la seguridad, la salud y el normal desarrollo de las competencias.

La semana pasada se distribuyó por parte del COI y del Comité Organizador, Playbook con todas las normas y medidas que serán clave en la protección de los deportistas oficiales y medios de comunicación que asistan a la capital japonesa. Si bien, todavía hay ciertas dudas en varios aspectos, ya es un avance este documento, el cual será actualizado en el mes de abril, según los avances o retrocesos que se den en el mundo con la pandemia.

En septiembre, Panam Sports tiene planificado una cita histórica: los Primeros Juegos Panamericanos Junior Cali 2021. El Gobierno de Colombia, el Comité Organizador, el Ministerio de Deportes, la Gobernación Valle del Cauca y la Alcaldía Santiago de Cali, están trabajando mancomunadamente para hacer de esta fiesta deportiva única e inolvidable. Las medidas de seguridad estarán adoptadas en todas las áreas y sedes de competencia, como también en los hoteles y viajes de los deportistas y oficiales.

Si bien es difícil pronosticar como será el escenario de aquí a 7 meses más, el compromiso de parte de la Organización Deportiva Panamericana está, al igual que la de los Comités Olímpicos Nacionales que esperan ver a sus futuras estrellas del deporte competir en la hermosa ciudad de Cali, y así ir dándole mucho más roce, competencias y protagonismo a los más jóvenes, a las nuevas generaciones que representan el futuro del deporte en nuestro continente.

Además de Tokio y Cali un tercer megaevento se ve en el horizonte. Ya se anunció y celebró con bombos y platillos la fecha cuando restaba 1 año para los Juegos Olímpicos de Invierno en Beijing 2022. Unos Juegos que si bien, han pasado muy desapercibidos, porque la atención se la ha llevado los Juegos de Verano en Tokio, está todo avanzando magníficamente en la capital china para recibir en Febrero próximo, a miles de atletas en la competencia más importante del deporte blanco.

¿Será que para aquel entonces estará toda la población del mundo vacunada? ¿Terminará pronto esta pandemia que ha paralizado al planeta y por supuesto al deporte en más de un año?

Dos preguntas que son sumamente difícil de predecir, sin embargo es tarea de todos quienes pertenecen al Movimiento Olímpico, autoridades, deportistas, dirigentes y medios de comunicación, a trabajar juntos por sacar adelante la actividad que tanto nos apasiona. Con o sin el Coronavirus presente, la unidad, la pasión y el amor por el deporte y nuestros atletas es más grande, y juntos enfrentaremos esta “nueva normalidad” con la esperanza de un futuro mejor.